El verano esta cerca, tímidamente el buen tiempo esta llegando, es el momento en que muchas (y muchos) nos arrepentimos de no haber hecho los deberes este invierno, otras personas mas previsoras en cambio están en mayor o menor medida, “puestas en cintura”.

Vamos a ver dos vertientes del adelgazamiento que suelen ir de la mano en esta difícil tarea:

Entrenador personal

Si lo que quieres es perder peso y llevar una vida saludable, contratar a un entrenador personal puede ser un paso en la dirección correcta. Un buen entrenador puede ayudarte a establecer un programa que cumpla con tus metas y te enseñe la mejor forma de hacer ejercicio. Elegir a un personal trainer puede ser un poco confuso y, para algunos, intimidante.

Un entrenador personal debe ser, por lo menos, una persona con experiencia y amplios conocimientos de nutrición y educación física. El trabajo de esta persona es evaluar tu condición física, averiguar cuáles son tus metas (o ayudarte a establecer metas), establecer un programa y mantenerte motivada. Él o ella te empujará más allá de tu nivel de comodidad, algo difícil de hacer por uno mismo.

Adelgazar no es fácil, pero hay profesionales que pueden ayudarte

El trabajo diario

Cada sesión suele durar aproximadamente una hora. La primera reunión se dedica a evaluar el nivel de condición física, las medidas corporales, el historial de salud y los objetivos. Prepárate para subir a la báscula, someterte a una prueba de grasa corporal y responder preguntas específicas sobre tus objetivos. Después de eso, pasarás cada sesión haciendo ejercicios cardiovasculares, entrenamiento con pesas, flexibilidad u otras actividades dependiendo de cuáles sean los objetivos marcados.

Tu entrenador personal te mostrará cómo hacer los ejercicios, te ayudará a calcular cuánto peso usar y le dará consejos para sacar el máximo provecho de cada ejercicio.

Un buen lugar para buscar es tu gimnasio local, si no tienes ninguna referencia, muchos entrenadores se anuncian en portales de anuncios clasificados, redes sociales o incluso tienen su propia página web. La mayoría de los gimnasios tienen entrenadores personales entre su personal y suelen ofrecer paquetes para el entrenamiento personal.

La mejor opción suele ser contactar con un profesional que haya ayudado a algún conocido, sus referencias suelen ser buen indicativo, no obstante las malas referencias no siempre indican que el entrenador sea inepto, ya que a veces los clientes están frustrados por no haber conseguido los objetivos por otros motivos.

No es nada malo cambiar de entrenador personal, a veces las discrepancias, la incomodidad u otras situaciones personales provocan que busques a otro profesional. Suelen ser malos indicadores los siguientes comportamientos:

  • Ignora o descarta tus preguntas.
  • Te hace trabajar tan duro que te duele durante días. El dolor es normal, pero aún así debes ser capaz de levantarse de la cama 😉
  • Descuida cualquier parte de un programa completo o recomienda un nivel de entrenamiento que es demasiado duro para ti.
  • Recomienda suplementos o hierbas cuestionables. Debes consultar con tu medico de cabecera cualquier suplemento que te recomienden tomar.
  • Diagnostica lesiones o enfermedades en lugar de derivarlo a un médico
  • Interrumpe la sesión para hablar con amigos o recibir llamadas telefónicas (a menos que sea una emergencia o no pueda evitarse).
  • No devuelve tus llamadas de teléfono.

Adelgazar no es fácil, pero hay profesionales que pueden ayudarte

Cirugia: Abdominoplastia

Si tu caso es un poco extremo y tienes un sobrepeso significativo, al perder una gran cantidad de peso no solo has logrado algo que es enormemente beneficioso para tu cuerpo, sino que en ocasiones puedes encontrarte con una triste realidad: el exceso de piel que queda. El exceso de piel tiende a permanecer en muchas zonas diferentes, pero puede ser significativo en el área abdominal. Una cirugía estética de abdomen (Abdominoplastia) permite la eliminación de este exceso de piel, pero no es una solución mágica. Hay cosas que debes saber sobre la cirugía estética de abdomen después de perder peso.

Adelgazar no es fácil, pero hay profesionales que pueden ayudarte

No aumentar de peso para evitar daños irreparables

Los resultados obtenidos con la abdominoplastia sólo perdurarán si los pacientes son constantes en el mantenimiento de un estilo de vida saludable. Esto significa mantener el peso bajo control, preferiblemente al mismo nivel o menos que antes de la cirugía.

Debido a que la piel pierde su elasticidad al ser estirada por el aumento de peso, no puede simplemente volver a su lugar. Incluso después de extirpar parte del exceso de piel a través de la cirugía no cambia el hecho de que la laxitud de la piel se redujo significativamente.

Una abdominoplastia es una excelente manera de tensar la piel abdominal tanto como sea posible, pero si el paciente vuelve a ganar mucho peso, una segunda intervención no suele ser recomendable, por lo que si tienes pensado optar por este tipo de cirugía, debes concienciarte de no volver a engordar jamás, ya que tu piel ya ha sufrido daños.