La mentoplastia es un procedimiento enfocado a modificar la forma, el tamaño, la estructura y, en consecuencia, la apariencia general del mentón o barbilla. El procedimiento podría implicar una reducción o adición de materiales al mentón del paciente. Más categóricamente, con mentoplastia nos referimos al procedimiento que implica una reducción, la mayoría de los tratamientos conlleva un aumento de éste, ademas, gracia a ciertas técnicas de reciente implantación, este tratamiento de belleza no conlleva una operación quirúrgica.

Puedes decidir someterte a un procedimiento de aumento de mentón por diversas razones. Algunos se ven obligados a hacerlo después de un accidente traumático, mientras que otros quieren corregir un mentón que retrocede debido al envejecimiento o a defectos congénitos. El aumento de mentón ayuda, en última instancia, a lograr una apariencia más joven y hermosa.

Los beneficios de una mentoplastia sin cirugía

Aumento de mentón sin cirugía

Este procedimiento consiste en inyectar rellenos dérmicos en la región del mentón para mejorar las características del mentón. Este procedimiento no requiere hacer ninguna incisión ni ajustar la posición de ningún hueso. Todo lo que se requiere es la inyección de sustancias conocidas como rellenos en varias porciones del mentón. El procedimiento dura menos de una hora y los resultados también se ven inmediatamente, aunque se logra un efecto óptimo aproximadamente una semana después del procedimiento.

Se emplean diversas sustancias como rellenos y las formulaciones a base de ácido hialurónico o grasa del propio paciente son las más utilizadas. Esto se debe a su eficacia junto con un riesgo significativamente menor de reacciones alérgicas.

En el lado negativo, los rellenos de ácido hialurónico no son permanentes y sus efectos comienzan a disminuir después de aproximadamente 6 meses. Se necesitarían inyecciones repetidas si se quiere mantener el efecto. Los rellenos permanentes como los rellenos a base de silicona también existen, pero raramente se aplican y no los recomendamos debido al riesgo inherente de migración que puede resultar en la desfiguración permanente de la barbilla.

¿Cómo funciona?

El ácido hialurónico es una sustancia natural que se encuentra en el cuerpo y funciona principalmente aumentando la capacidad de la piel para retener la humedad. Cuando se inyecta en las zonas del mentón que retroceden, la humedad retenida asegura que la región se mantenga alineada con la cara y que los rasgos faciales se vean realzados.

Los beneficios de una mentoplastia sin cirugía

Para los adultos que pueden estar experimentando un mentón caído debido a los efectos del envejecimiento, los rellenos de ácido hialurónico aseguran que el mentón permanezca en la posición correcta, promoviendo así una apariencia juvenil y hermosa.

Hemos hablado con el cirujano de Mentoplastia Madrid, licenciado en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, quien nos comenta que el primer paso es hablar con el médico para asegurarse de que el paciente es apto el procedimiento. Las expectativas sobre el procedimiento deben ser realistas y siempre debes tener en mente que mientras tu apariencia puede ser mejorada, seguirás siendo la misma.

Los beneficios de una mentoplastia sin cirugía

Las personas con problemas de salud como problemas de mandíbula o dentales, problemas de sangrado, etc. no pueden someterse al procedimiento.

Cabe resaltar que, aunque este tipo de intervención es sin cirugía, el profesional que lo lleve a cabo debe estar licenciado en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Debemos evitar a quien no posea esta titulación ya que es imprescindible (en España) para llevar a cabo el tratamiento de forma legal.

Beneficios de los rellenos de ácido hialurónico

Si comparamos los distintos tipos de implantes para el aumento de barbilla, los beneficios del ácido hialurónico son los siguientes:

  • Seguridad: Esta es quizás la ventaja más importante de los rellenos con ácido hialurónico. El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en el cuerpo de forma natural, por lo que el riesgo de una reacción alérgica es casi nulo.
  • Eficacia: Pueden ser inyectados en cantidades muy pequeñas dependiendo de las necesidades de tu cara. El hecho de que también se mezclen y se conviertan en parte de tu piel aumenta su efectividad cosmética.
  • Precio: Los implantes quirúrgicos cuestan mucho más que los rellenos de ácido hialurónico. Los antibióticos y analgésicos que se toman después de la cirugía también contribuyen a su costo. En la mayoría de los casos, no es necesario tomar analgésicos después de realizar este tratamiento.
  • Reversibilidad: Esta es quizás de los beneficios más sorprendentes, ya que en caso de que cambies de opinión después del procedimiento o en caso de cualquier error, los rellenos de ácido hialurónico ofrecen la ventaja de ser reversibles. El cirujano puede inyectar otra sustancia (hialuronidasa) que es capaz de disolver el ácido hialurónico, restaurando tu mentón a su apariencia anterior.