Una buena rutina diaria de cuidado de la piel es esencial para mantener una piel sana y fresca, pero de vez en cuando tenemos que hacer una limpieza a fondo que elimine restos incrustados de los poros, entre otros beneficios.

En cuanto a la frecuencia, lo recomendado es realizar una limpieza de cara en casa una vez al mes, o cada 6 semanas. Una limpieza facial es un tratamiento que incluye una combinación de vapor, mascarillas, exfoliación, limpieza, masaje facial y una variedad de cremas, tónicos y lociones. Existen muchos tipos de tratamientos faciales, y elegir el que necesitas depende del tipo de piel y de los problemas de la misma. Algunos son altamente hidratantes, otros son reafirmantes y restauradores, mientras que otros se concentran en las áreas problemáticas y en ciertas condiciones de la piel.

Los principales beneficios que ofrece una limpieza facial

No importa el tipo, todas las limpiezas faciales tienen beneficios asombrosos para tu piel.

Limpieza profunda

Una limpieza mejor y más profunda que la que se realiza a diario ayudará a tu piel a deshacerse de la acumulación de grasa, toxinas y suciedad de tu entorno cotidiano, eliminando a fondo todas las bacterias que podrían causar problemas en la piel.

Una buena exfoliación como la microdermabrasión eliminará las células muertas de la superficie de la piel y destapará los poros, permitiendo la absorción de productos beneficiosos. Esto también hará que tu piel se vea y se sienta más suave y tersa al tacto, haciendo que tu maquillaje sea más fácil de aplicar y más efectivo.

Los principales beneficios que ofrece una limpieza facial

La extracción, si es necesaria, es ideal para eliminar puntos negros, espinillas, granos y prevenir brotes.

Anti edad

Los tratamientos faciales anti-envejecimiento pueden ayudar a retrasar el inevitable proceso de envejecimiento y prevenir la aparición de arrugas. Masajear el rostro con una crema anti-edad aumentará inmediatamente la circulación sanguínea y el flujo de oxígeno, lo que promueve la producción de colágeno y aumenta la elasticidad de la piel. Esto lleva a una reducción de las líneas de expresión y arrugas, además de prevenir su aparición.

Relajación

Recuerda: ¡Nunca es demasiado pronto para cuidar bien de tu piel! Los mensajes relajantes son buenos para aliviar el estrés y equilibrar tu mente. Al igual que en el resto de tu cuerpo, los músculos de la cara necesitan un masaje y la mayoría de los tratamientos faciales incluyen uno.

El aumento de la circulación que obtendrás estimulará los vasos linfáticos y desintoxicará tu piel. El agradable olor de las máscaras faciales es sólo otro aspecto de esta relajante experiencia.

Los principales beneficios que ofrece una limpieza facial

Rejuvenecimiento de la piel

La exfoliación, el vapor y/o la aplicación de una mascarilla durante un tratamiento facial conducen al rejuvenecimiento de la piel, o en otras palabras, a una piel fresca y renovada. Esto mejora la apariencia de la piel, dándole un aspecto sano, radiante y equilibrado. Puede que no veas los resultados al instante, pero no te desanimes, a la larga notarás los resultados.

Los problemas como puntos negros, espinillas, granos, daño solar, acné, inflamación y enrojecimiento, rosácea, deshidratación, arrugas, cicatrices de acné, pérdida de firmeza y elasticidad pueden ser minimizados o solucionados completamente con el tratamiento facial adecuado. Algunos de estos tratamientos podrían necesitar de manos expertas, aunque hoy en día las marcas sacan al mercado muchos productos para aplicar en casa.