Con el verano a la vuelta de la esquina, los síntomas de daños en la piel están aumentando, incluyendo quemaduras del sol, quemaduras del viento, sequedad, sobreproducción de grasa y manchas en la piel. Afortunadamente, hemos reunido esta lista de consejos para el cuidado de la piel durante el verano para mantenerla saludable y radiante.

El sol puede curar tu piel en pequeñas dosis, pero también puede causar síntomas graves y daños en exceso. La moderación es la clave para prevenir el cáncer de piel y asegurar que tu piel se vea lo mejor posible.

Obligatorio en tu bolso: el protector solar

Más vale prevenir que curar, usar protector solar es el mejor consejo que podemos darte para el cuidado de la piel en verano.

Cualquier persona mayor de seis meses que esté pasando tiempo al aire libre debe usar un buen bloqueador solar con SPF alto (SPF 30 o más).

El protector solar no funciona a menos que se aplique correctamente. Para asegurarte de aprovechar al máximo tu protector solar, aplícalo por lo menos 30 minutos antes de salir al exterior. Vuelve a aplicarlo cada 45 minutos o una hora, o cada vez que el agua, la arena o el sudor reduzcan su efectividad.

Ten en cuenta que debajo del agua la piel tambien se quema, es posible que tengas que aplicar el protector solar con frecuencia, incluso los protectores solares a prueba de agua pueden descomponerse con el tiempo.

¿Tienes la piel sensible? Pregúntale a tu farmacéutico acerca de protectores solares especiales incluidos en el catálogo de cosmética de farmacia.

(Casi) siempre a la sobra

A todos nos encanta pasar tiempo bajo el sol. Un poco de exposición a la luz solar nos ayuda a producir vitamina D, que puede mejorar el estado de ánimo, ayudarnos a prevenir la depresión e incluso disfrutar de una piel más sana. El problema ocurre cuando pasamos demasiado tiempo al aire libre bajo el sol, experimentando quemaduras e incluso ampollas.

Cada persona es diferente, algunas personas pueden ser más sensibles a los rayos ultravioletas y al calor que otras. Por regla general, los rayos UVA y UVB son más intensos entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

Sencillos consejos para el cuidado de la piel en el verano

Además, haz todo lo posible por estar pendiente de que la piel no se sobrecaliente, si experimentas síntomas como enrojecimiento, irritación o ampollas, es una señal de advertencia. Estás pasando demasiado tiempo al sol.

El viento es peor que en invierno

El sol no es el único riesgo para tu piel, los días soleados y ventosos pueden empeorar la situación, causando enrojecimiento, irritación y, a veces, incluso agrietar la piel.

La brisa en la playa es increíblemente abrasiva, y los efectos de la exposición suelen ser acumulativos, lo que significa que cuanto más tiempo estés al aire libre, peores serán los síntomas.

Para obtener los mejores resultados, comienza cubriendo las zonas sensibles con un buen protector solar que contenga zinc. Luego, hidrata regularmente tu piel durante todo el día.

Toma vitamina E para ayudar a tu piel a recuperarse después de un día al aire libre.

Aloe vera como aliado

El aloe vera es una planta asombrosa, es completamente natural, sin embargo tiene una habilidad increíble para ayudar a la piel a sanar.

Sencillos consejos para el cuidado de la piel en el verano

La mayoría de los expertos recomiendan usarlo después de las quemaduras solares, pero puedes aplicar aloe vera a su piel en cualquier momento para mantenerla saludable y nutrida. No es necesario que compres un producto que contenga aloe vera, si tienes una planta en casa, simplemente corta una hoja, exprime el gel y aplícalo directamente sobre la piel.

Dicho esto, encontrar productos para el cuidado de la piel en farmacias que incluyan aloe vera es a menudo muy útil. Esto incluye geles refrescantes que alivian las quemaduras solares y rehidratan la piel.

Reparación de Daños

Los cosméticos de farmacia, incluyendo los humectantes, antioxidantes y las cremas con esteroides reducen la irritación, pueden reducir los signos de daño en la piel y el envejecimiento cuando se aplican regularmente. Estos productos tratan la piel localmente, suavizándola, tonificándola y aportándole volumen para lograr un aspecto más juvenil.

Mantener el cuidado de la piel durante el verano no tiene por qué ser difícil. Con estos consejos para lucir una piel hermosa y brillante durante toda la temporada.