Comprar una aspiradora nueva no es lo mismo que comprar -rápidamente- cualquier producto de limpieza en el supermercado más cercano. Los aspiradores vienen en un arco iris de diferentes colores, formas, tamaños, funcionalidades y precios. Mantener tu hogar limpio para ti y tu familia es una tarea para la que vale la pena obtener las mejores herramientas.

Simplificando, hay cinco tipos de aspiradoras, cada una de las cuales realiza una función ligeramente diferente, aunque algunas combinan esas formas con el fin de proporcionar aspiradoras baratas y buenas, que saquen el mayor partido a tu dinero.

Aspirador autónomo o Robot aspirador

Este tipo de aspiradores han ganado mucho renombre en años recientes, principalmente debido al hecho de que requieren poco esfuerzo por tu parte. Estos aspiradores son capaces de moverse libremente alrededor de tu casa, aspirando cualquier suciedad en su camino, por pequeña que sea. No sólo te ahorran tiempo, sino que también pueden llegar a lugares que las aspiradoras más grandes no podrían, como debajo del sofá. Una desventaja de estos aspiradores suele ser su precio, por ello te recomendamos que leas una comparativa robot aspirador.

¿Que tipo de aspiradora me conviene?

Aspiradores de mano

Los aspiradores de mano son perfectos para conseguir llegar a esas zonas dolorosamente difíciles de alcanzar que necesitan desesperadamente una limpieza. El ejemplo más común es el de aspirar el interior de los coches, ya que, como su nombre indica, este modelo puede sujetarse con una mano y fueron los primeros en incorporar baterías y/o cargadores de 12v, enchufables a la toma de mechero del vehículo. Otro uso imprescindible es la limpieza de los carriles de las puertas corredizas o el interior de los armarios, llenos de pelusas que desprende la ropa que lo ocupan.

¿Que tipo de aspiradora me conviene?

Aspiradora tradicional

Es el formato “de toda la vida” con su parte principal encapsulada sobre unas ruedas para facilitar su desplazamiento, una tubería y un terminal donde acoplar los más diversos accesorios: lanza para llegar al suelo, accesorio para moqueta, para tapicería, para rincones y un largo etcétera que dependerá del modelo concreto elegido.

¿Que tipo de aspiradora me conviene?

Aspirador tipo escoba

Estos aspiradores son quizás los más populares y buscados. Aportan un nuevo concepto a la vez que sustituyen la tarea de pasar la mopa o barrer. Son muy eficaces en todo tipo de superficies, incluso en los más exigentes como el parquet o suelos laminados. Estos modelos proporcionan una limpieza más potente para tu casa, y ofrecen el beneficio de la movilidad, pues incorporan baterías recargables de larga duración. La mayoría de los modelos proporcionan accesorios que permiten que estos aspiradores se utilicen no sólo en superficies de moqueta sino también en pisos de plaqueta.

¿Que tipo de aspiradora me conviene?

¿Con bolsa o sin bolsa?

Ambas opciones son válidas, tu casa estará limpia con cualquier variante (siempre y cuando la sigas usando, claro). Sin embargo, hay algunas pequeñas diferencias que pueden ayudarte en tu decisión a la hora de comprar uno u otro.

Con bolsa

Si tu o algún miembro de tu familia es sensible a los alérgenos presentes en el polvo o tiene asma, la aspiradora con bolsa es probablemente más la decisión apropiada. La exposición al polvo se minimiza cuando la bolsa se vacía y la mayoría de las bolsas están garantizadas para atrapar al menos el 99,97% del polvo y polen. Eso si, tienes que reemplazar las bolsas de manera regular, éstas están disponibles en la mayoría de los supermercados y hay fabricantes independientes que fabrican modelos de bolsas compatibles con la gran mayoría de aspiradoras del mercado.

Sin bolsa

Si prefieres ser un poquito más respetuoso con el medio ambiente y no quieres tener que ocuparte de disponer de bolsas de recambio continuamente, deberías decantarte por un aspirador sin bolsa. Los depósitos suelen tener una parte transparente para indicar el grado de llenado del recipiente. Si lavas el recipiente después de vaciarlo, ayudarás a eliminar el polvo más fino, que se irá por el desagüe junto con el agua.