La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha fijado el consumo máximo de azúcar en 25 gramos al día. El problema es que consumimos cuatro veces más. Para alertar de los problemas que genera un consumo excesivo de azúcar VSF Justicia Alimentaria Global ha creado la campaña 25 gramos. ¿Qué problemas acarrea el consumo excesivo de azúcar? El informe “Planeta azúcar: Desinformación, publicidad y puertas giratorias: Las armas con las que la industria alimentaria domina nuestras vidas” da las respuestas.

Consciente o inconscientemente cada día tomamos más cantidad de azúcar de la que recomienda la OMS porque el azúcar está presente en muchos alimentos que consumimos en una dieta habitual. El problema es que el consumo excesivo de azúcar tiene consecuencias en la salud. La OMS señalaba en un informe a la obesidad como la crisis de salud más importante del mundo, por encima del hambre o la malnutrición. La obesidad sería la responsable del aumento de las discapacidades, enfermedades cardiovasculares y diabetes y del consiguiente gasto sanitario que requiere su tratamiento.

25 gramos, una campaña que denuncia lo que esconde el azúcar

En España la situación es también preocupante porque una de cada dos personas padece obesidad pero lo que es más alarmante todavía es que lideramos el ranking de obesidad infantil en Europa. Y ¿cómo se ha llegado a esta situación? Pues por el cambio en los hábitos alimenticios y el aumento del consumo de productos hipercalóricos. Porque el problema es que la mayoría del azúcar que se consume no la vemos, es invisible, es azúcar añadido en los alimentos procesados.

La campaña 25 gramos alerta sobre los problemas de salud que genera el aumento del consumo de azúcar y exige la adopción de medidas por parte del Gobierno, igual que existen en otros países como Finlandia que aplica impuestos en los dulces como el chocolate o Francia en los refrescos azucarados.

La producción de azúcar también es denunciada en la campaña

En la campaña se hace también hincapié en las duras condiciones de trabajo en las plantaciones de caña de azúcar y los bajos salarios que reciben los trabajadores. En Brasil,donde según los informes del Ministerio de Trabajo trabajan 25.000 trabajadores en condiciones similares a la esclavitud, solo en 2009 casi 2.000 fueron liberados en los cañaverales. Otro dato para la reflexión, en Bolivia trabajan unos 7.000 menores en las plantaciones de azúcar, de los cuales el 27% no están acompañados de ningún familiar.

25 gramos, una campaña que denuncia lo que esconde el azúcar

El problema para la salud es el consumo del azúcar invisible que hay en los alimentos y bebidas

El problema, según pone de manifiesto la campaña de VSF, es que existe un poderoso lobby que controla la producción y consumo del azúcar a nivel mundial. El azúcar es un mercado multimillonario que mueve 47.000 millones de dólares al año y está en manos de un pequeño grupo de empresas multinacionales británicas, francesas, alemanas y estadounidenses. Este lobby en su estrategia de comunicación argumenta a favor de la alimentación sana con mensajes que tratan de desvincular el azúcar de los problemas de salud que provoca su consumo excesivo como “El azúcar es un alimento tan necesario como el resto” o “El problema de la obesidad es un problema de malos hábitos, sedentarismo y la falta de ejercicio”.

Partidarios y detractores de la campaña 25 gramos

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) y la Confederación Nacional de Cultivadores de Remolacha y Caña Azucarera (Cncrca) han reaccionado en contra de la campaña “25 gramos” porque creen que está llena de “falsedades”. Ambas asociaciones denuncian que se trata de una campaña populista que “no tiene nada que ver con la realidad del sector remolachero-azucarero español y europeo” y han pedido al Gobierno que retire su apoyo a la campaña por dañar los intereses de los agricultores españoles.

A este rechazo se une también la industria azucarera y los trabajadores del sector agroalimentario europeo que defienden el modelo europeo de regulación del mercado de azúcar, porque garantiza un acceso preferente a las importaciones procedentes de los países más pobres del planeta y de los naciones de África, Caribe y Pacifico (ACP).

A favor de la campaña está la Alianza por el Control del Azúcar compuesta por Access Info, Amigos de la Tierra, Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Ecologistas en Acción, Medicus Mundi, No gracias, Plataforma Rural y VSF Justicia Alimentaria Global que se han unido para abordar la problemática de la producción, comercialización y consumo del azúcar y aportar alternativas desde cada uno de sus ámbitos.