Ya sea de pie o caminando, la mayoría de nosotros pasamos más de la mitad de nuestra vida “de pie”. Esto es beneficioso, porque una vida activa nos mantiene en forma. Sin embargo, considerando que, en promedio, un ser humano da tres vueltas alrededor de la tierra a lo largo de su vida, el esfuerzo para nuestros pies es enorme. Por eso, muchas personas, especialmente los trabajadores que necesitan estar mucho tiempo de pie, así como los aficionados al deporte, que salen a caminar o correr en su tiempo libre, a menudo sufren de cansancio o incluso dolor en los pies.

Para muchas personas el dolor se ha convertido en la “condición normal”, pero no tiene por qué ser así.

Calzado adecuado

Es vital el uso de calzado de calidad que brinde una pisada cómoda. La falta continua de apoyo, provocada por la mayoría de chancletas o sandalias, puede llevar a la inflamación de la fascia plantar (en la planta del pie) y causar fascitis plantar. Si no se trata, causará mucho dolor y con el tiempo el arco del pie puede comenzar a aplanarse.

Evita el dolor de pies en jornadas largas de trabajo

Además de la falta de apoyo, el uso de chanclas que no ajustan bien causa “compresión de los dedos”, que puede desencadenar una tendinitis. Un ajuste deficiente también puede causar un cambio en tu zancada natural, lo cual a menudo lleva a problemas en el tobillo, la rodilla, la cadera o incluso la espalda.

Apoyo

Puede que hayas oído hablar de las plantillas en el pasado, o puede que incluso hayas usado un par, pero ¿para qué sirven? Las plantillas pueden variar: desde el cuidado básico de los pies y la comodidad diaria hasta correcciones internas, previa visita al médico.

Las plantillas para los pies de farmacia pueden ayudarte con dolencias que pueden afectar tus pies o tu postura. La mayoría de plantillas ayudan notablemente a calmar los pies cansados y doloridos por el desgaste, especialmente contra el estrés cotidiano al que estamos expuestos. La falta de suficiente amortiguación y apoyo puede hacer que sientas los pies cansados, por lo que un mejor apoyo puede marcar la diferencia.

Las plantillas pueden añadir una capa extra de suavidad entre tus pies y el suelo durante las tareas diarias. También ayudan a absorber el impacto, aliviando a las articulaciones cansadas. Esta es a menudo la razón principal por la que la gente compra plantillas, especialmente en zapatos incómodos.

Aumenta la circulación de tus pies y piernas

Si pasas la mayor parte del día de pie, tomar descansos posturales es importante para promover la circulación. Es importante cambiar de posición durante el día, puede ayudar a aliviar la tensión en los músculos de los pies causados por la repetición de movimientos. La mala circulación causada por la gravedad de la tierra puede hacer que te sientas cansada, causar dolores de cabeza, tensión en los músculos de la espalda e incluso puede afectar negativamente a tu estado de ánimo.

¿Cómo puedes arreglarlo? Trata de practicar ejercicios para mejorar la circulación a lo largo del día. Te proponemos tres ejercicios simples:

Evita el dolor de pies en jornadas largas de trabajo

  1. Rodar una pelota de tenis bajo tus pies para relajar los tendones y aliviar el dolor en los pies.
  2. Sentadillas para estirar los músculos de los muslos y los tendones.
  3. Girar los tobillos en el sentido de las agujas del reloj y en el sentido contrario para distender los músculos y tendones de la pierna y de las articulaciones del pie.

Mejora tu postura

  • Soporta tu peso principalmente en la parte de atrás de tus pies.
  • Mantén las rodillas ligeramente flexionadas.
  • Mantén los pies separados, toma como referencia el ancho de los hombros.
  • Deje que tus brazos cuelguen naturalmente por los lados del cuerpo.
  • Al estar de pies, ponte derecha y erguida, con los hombros hacia atrás.
  • Mete el estómago hacia adentro.
  • Mantén la cabeza nivelada, los lóbulos de las orejas deben estar alineados con los hombros. No empujes la cabeza hacia adelante, hacia atrás o hacia un lado.
  • Si tienes que permanecer de pie por mucho tiempo, cambia tu peso de los dedos de los pies a los talones, o de un pie al otro.