Las complicaciones más comunes que pueden surgir después de un implante dental es algún tipo de infección o en el peor de los casos el rechazo. El tipo específico de infección que vemos con más frecuencia se llama periimplantitis, un tipo de enfermedad de las encías que puede causar pérdida ósea e incluso el fracaso del implante.

Las infecciones generalmente son causadas por bacterias, las cuales pueden acumularse en la boca inmediatamente después de la cirugía o incluso años después.

Según las clínicas de implantología dental, la mitad de los pacientes con implantes dentales pueden contraer alguna forma de infección en grados variables. Esto significa que la importancia del cuidado es extremadamente alta. Por ello es vital realizar este tipo de intervenciones en una clínica dental de confianza y con experiencia.

Implantes dentales: precauciones y consejos para que no fracasen

Infección en implante

Hay algunos síntomas de infección de implantes dentales que debes vigilar, por si acaso.

  • Sangrado continuo después de los primeros 24 días después de la cirugía.
  • Fiebre que persiste o empeora después del primer día.
  • Dolor punzante que no responde a los medicamentos.
  • Inflamación severa.

La recomendación en estos casos sin duda es acudir inmediatamente al dentista, cuanto antes empieces a combatir una infección, mejor será el resultado final.

La infección puede ocurrir inmediatamente después de la cirugía, pero también varias semanas o meses después.

El mejor tratamiento para una infección de implantes es el cuidado preventivo. Una buena higiene oral, un procedimiento bien hecho y una alimentación sana son el mejor disuasivo para una infección.

Si la infección ocurre inmediatamente después de colocar el implante dental, comunícaselo a tu dentista lo antes posible. Es posible que quieran ponerte antibióticos o incluso reemplazar el implante.

Por otra parte, si la infección en un implante dental ocurre después de la colocación de la corona, los tratamientos generalmente no son tan exitosos. El dentista puede ajustar tu mordida en el implante, pueden limpiar alrededor del implante y/o dar antibióticos. En casos severos, la estrategia más efectiva para eliminar la infección puede ser una cirugía posterior para reemplazar o corregir el implante.

Un implante dental infectado no tratado puede llevar a muchas consecuencias dolorosas y peligrosas.

Implantes dentales: precauciones y consejos para que no fracasen

Es posible que sea necesario extirpar parte de la mandíbula si la infección persiste sin tratamiento. Como mínimo, podría debilitar el hueso y la mandíbula en general.

Adicionalmente, la infección podría propagarse a los tejidos blandos y senos nasales. Debido a que las raíces de muchos dientes superiores llegan hasta los senos nasales, la infección, si se deja sin tratar, podría propagarse fácilmente a esa zona. Asimismo, las bacterias pueden afectar los tejidos blandos de la boca, causando muchos problemas, incluyendo problemas con las vías respiratorias.

Rechazo en implante

La causa más común de un implante dental rechazado en la mandíbula superior e inferior son las bacterias. Todos tenemos bacterias en la boca. Si tienes bacterias en el hueso maxilar en el momento de su implante dental, se puede propagar desde el implante, causando el fracaso de los implantes dentales.

El rechinar los dientes o bruxismo es otra razón por la cual los implantes dentales fracasan. Esta enfermedad, puede mover los implantes fuera de su posición. Por lo tanto, las personas afectadas por bruxismo deben usar una férula de descarga a la hora de dormir.

Si uno se ocupa de sus implantes practicando una buena higiene oral y visita al dentista para las correspondientes revisiones, no debería tener ningún problema con sus nuevos implantes dentales. No dudes en pedir presupuesto a una clínica dental de confianza como Clínica Vilarosa, donde son expertos en este tipo de intervenciones.