Cuando nos planteamos acudir a una clínica estética para realizarnos algún tratamiento de rejuvenecimiento facial, remodelación corporal, varices, etc. podemos encontrarnos ante multitud de anunciantes que ofrecen las mejores promociones y aseguran los mejores resultados.

Sin embargo, cuando nos encontramos ante precios muy por debajo de la media, tenemos que desconfiar y cerciorarnos de que se trata realmente de una clínica estética especializada en medicina estética y no se trata de un centro no especializado, donde el médico solo pasa unas horas a la semana o incluso puede ser un centro clandestino o ilegal sin licencia sanitaria.

Para asegurarnos que se trata de una clínica estética de confianza hay distintos aspectos que podemos tener en cuenta:

Centro Médico Autorizado en la comunidad autonómica donde se ubique. Normalmente las clínicas estéticas indican en su página web su número de registro en la institución correspondiente como Centro Médico Autorizado. Sin embargo, en caso de duda, se puede consultar el Registro de Centros Sanitarios en los sitios webs oficiales de las comunidades autónomas y comprobar si el centro al que queremos acudir se encuentra inscrito en él.

Reconocimientos internacionales. El hecho de que una clínica estética esté asociada a entidades internacionales como pueden ser la ‘European Laser Association’ o la ‘International Society Of Hair Restoration Surgery’ implica que el centro cumple con unos requisitos mínimos que se exigen para poder formar parte y obtener las acreditaciones de este tipo de entidades.

Profesionales cualificados.Si el tratamiento médico estético al que queremos someternos requiere de intervención quirúrgica, debemos asegurarnos de que nos ponemos en manos de cirujanos plásticos con titulaciones oficiales. Para comprobarlo podemos acudir a webs como la de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) y buscar si los doctores son integrantes de la misma, ya que esto nos garantizará que se trata de profesionales con una excelente formación.

No confundir clínica estética con centro de belleza. Cuando queremos realizarnos un tratamiento médico estético, tenemos que tener en cuenta que en la mayoría de los casos se trata de un procedimiento médico. Desde la presidencia de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) aseguran que en los centros de belleza o centros de estética no se puede llevar a cabo ni medicina estética ni dermatología, ya que este tipo de tareas son exclusivas de los médicos, por lo que antes de acudir a un centro debemos asegurarnos que los profesionales son médicos cualificados con licencia de clínica aprobada por el Ministerio de Sanidad.

Especialización. Todos conocemos algún caso de clínica estética multidisciplinar en la que se ofrecen servicios de nutrición, depilación láser, injertos de cabello o cirugía plástica. Sin embargo, tenemos que asegurarnos que, a pesar del amplio abanico de servicios que se ofrecen, cada materia tiene su propio equipo de profesionales especializados: que los médicos que hacen tratamientos sean médicos-estéticos, que las auxiliares de clínica que realizan la depilación tengan la titulación oficial de Técnico Auxiliar de Enfermería expedido por la Consejería de Educación y no un curso láser puntual, así como los cirujanos estéticos que formen parte de la SECPRE.