POR QUÉ NO PODEMOS SALAR DEMASIADO LAS COMIDAS

El exceso de sal incrementa el riesgo de padecer hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y accidentes vasculares.

A pesar de que es una de las recomendaciones más conocidas, sigue siendo muy importante el exceso de sodio en la sangre porque puede llenar de agua sus tejidos, por lo tanto, acentúa la retención de líquido, provocando el aumento de la presión arterial, también incrementa el riesgo de padecer diversas enfermedades.

Vive con menos sodio

La clave esta en la moderación y en utilizar estrategias para reducir su consumo, como el uso de especies, hierbas aromáticas, ajo, cebolla, vinagre, aceto balsámico y jugo de limón en nuestros aliños para las ensaladas; también cuando se trata de la preparación de platos como salsas, guisos, legumbres. Utiliza caldos con 50% menos de sal.

Sugerencias

  1. No añada sal a los alimentos cuando cocine o en la mesa. Si el alimento necesita más sabor, agregue diferentes hierbas y especias como el ajo y la cebolla.
  2. Evite la comida rápida, estas tienden a tener mucha sal agregada.
  3. Con frecuencia se usa la sal como un conservador. Los alimentos frescos son más bajos en sal. Compre aves, pescado, carne y verduras frescos cuando le sea posible.
  4. Algunos medicamentos pueden contener sodio, por ejemplo, los antiácidos y laxantes. Pregunte a su médico o farmacéutico acerca de cualquier medicamento antes de tomarlo.
  5. Cuando coma afuera, elija alimentos que sean más bajos en sal y pida que sean preparados sin sal agregada.

Evite los alimentos que contengan más de 500 mg de sal por porción, esto incluye sopas y cenas congeladas.

No solo revise la lista de ingredientes de las palabras sodio y sal; el sodio puede estar disfrazado bajo otros nombres. Estos son algunos ingredientes comunes altos en sodio: glutamato monosódico, salmuera, y caldo.

Estas son las definiciones de algunos términos usados comúnmente que pueden ver en los alimentos:

  • Sin sodio: Menos de 5 mg de sodio por porción.
  • Muy bajo en sodio: 35 mg de sodio o menos en cada porción.
  • Bajo en sodio: 140 mg o menos en cada porción.
  • Reducido en sodio: Al menos 25% menos sodio en cada porción. Por ejemplo, si el alimento normalmente tiene 1.000 mg de sodio, el mismo alimento hecho con sodio reducido contendría 750 mg de sodio.
  • Ligeramente salado: 50% menos sal que en el producto original.
  • “Sin sal agregada” y “Sin sal”: Esto significa que no se agregó sal al producto; sin embargo, aún puede contener sodio.