Todas tenemos preocupaciones cotidianas, desde preocuparse por el dinero hasta cumplir con las exigencias en el trabajo, el estrés en tu vida puede llevarte a un descenso de la líbido. Tratar con tantas preocupaciones puede tener un impacto en tu vida sexual, aumentando el problema al añadir potencialmente problemas en la relación con tu pareja.

Reacción al estrés

Cuando reaccionas al estrés, tu cuerpo pasa por una serie de cambios con el fin de prepararlo para huir o quedarse y luchar, lo que se conoce como reacción de lucha o huida. Parte de esta respuesta fisiológica es la liberación de hormonas, como el cortisol o la epinefrina. Si el estrés no se revierte, puede contribuir a una enfermedad conocida como estrés crónico, afectando a tu salud física de muchas maneras, incluyendo el descenso del apetito sexual.

Libido baja por estrés

Si sospechas que el estrés de tu vida está amortiguando tu libido, una de las primeras soluciones que debes considerar es el control de los síntomas. Una de las posibles soluciones al estrés pasa por utilizar técnicas eficaces de relajación, como ejercicios de respiración o meditación, con la práctica disminuirán los trastornos hormonales por el estrés crónico. También debes considerar utilizar técnicas específicas para lidiar con la preocupación o la ansiedad en otras áreas de tu vida, para que no tengan un impacto en el deseo sexual. Hablar con un psicólogo especializado en el manejo del estrés puede ayudar a encontrar técnicas efectivas para sobrellevar la situación.

Estilo de vida

Muchos de nosotras nos encontramos más ocupadas de lo que nunca pensamos que fuera posible. Estar constantemente ocupada significa tener poco tiempo de inactividad, lo que puede mermar tu energía y hacer que el sexo sea poco atractivo. Un horario ajustado suele mantener una mente ocupada, y tener muchas cosas en la cabeza puede hacer que sea difícil relajarse y ponerse en situación. Una agenda llena pueden incluso presentar dificultades para encontrar el tiempo para la intimidad o hacer que lo sientas como una tarea más de la agenda.

Libido baja por estrés

La única forma de manejar este problema es tratar tu tiempo como algo precioso y aprender el poder del «no» para evitar comprometerse demasiado. Prioriza ciertas actividades y averigua qué proyectos o citas no son necesarios para liberar tiempo para ti y para tu pareja.

Los problemas de pareja son quizás el mayor problema que nos encontramos cuando padecemos libido baja. Diversos estudios muestran que el estrés en las relaciones y los conflictos de pareja pueden ser un factor más fuerte en en deseo sexual que otros tipos de estrés. Y ésto es cierto tanto para hombres como para mujeres. Y debido a que tanto hombres como mujeres dicen que la satisfacción de su pareja afecta a su propia libido, la falta de interés en una de ellas puede significar una falta de interés para ambas.

Libido baja por estrés

El estrés no es la única causaconoce las causas de la libido baja para encontrar cual o cuales son las tuyas, es el primer paso para buscar soluciones.

En cuanto a las soluciones, el primer paso debe ser asegurarse de que la comunicación en la pareja sea justa y que apoye la relación. Trata de ver los problemas como desafíos que enfrentáis juntos en lugar de verlos como un enemigo que destruirá la pareja. Intenta encontrar estrategias que apoyen las necesidades de ambas partes. Si tienes dificultades para hacer esto por tu cuenta, un terapeuta seguramente pueda ayudar a desarrollar habilidades más efectivas y a trabajar en algunos temas más profundos.