Cuando se trata de renovar los espacios de tu hogar, uno de los más importantes es el de la cocina, dado que en ella, además de cocinar, es posible que pases gran tiempo con tu familia. De igual manera puedes reformar totalmente tu vivienda y conseguir crear el espacio que siempre has deseado. En cualquier caso, vas a poder contar con profesionales que pueden ayudarte a conseguir todo lo que quieras para tu hogar.

¿Por qué reformar tu cocina?

Los presupuestos reformas pueden variar de acuerdo al tipo de trabajo que desees para tu hogar, por lo tanto, es importante saber si buscas una reforma parcial o integral, para que así las empresas especializadas puedan realizar un proyecto determinando la mano de obra, materiales, plazo de entrega y todos los costes para elaborar dicho presupuesto.

Una de las reformas más solicitadas en los hogares es la de la cocina, dado que es un espacio donde se pasa gran parte del tiempo y donde las actividades deben realizarse con la mayor comodidad posible.

Ventajas de estas reformas

Una de las principales ventajas de reformar tu cocina es la de ganar más comodidad, dado que los profesionales se centran en aprovechar al máximo el espacio disponible, sobre todo si la estancia es de poco tamaño.

De igual manera mejoran la capacidad de almacenaje al instalar cajones y estanterías distribuidos de forma correcta, para que resulte fácil acceder a ellos y permitan guardar todo lo que necesitas.

También aumentan la eficacia de la cocina al instalar sistemas de iluminación bien distribuidos para que tengas luz en las zonas de trabajo, así como aprovechar la luz natural o bien instalando materiales que aportan luminosidad.

Además tienes la oportunidad de elegir el estilo que prefieras, ya sea rústica, moderna, minimalista o alguna tendencia para cocinas que esté de moda. En estos casos, los profesionales pueden encargarse de crear el ambiente que estés buscando eligiendo los materiales, el color de la pintura, los electrodomésticos, entre otros.

¿Qué tipo de diseños puedes elegir?

Si estás pensando en reformar la cocina de tu vivienda es importante que conozcas los distintos diseños y distribuciones que existen, para que así elijas el que más te guste y mejor se adapte al espacio disponible.

Puedes elegir una distribución en U si tienes el suficiente espacio. Este diseño ofrece mayor comodidad al emplear tres paredes de movimiento por la estancia, aunque para ésta es preciso elegir bien los muebles rinconeros para una óptima funcionalidad.

Por otro lado están las cocinas lineales, con una distribución sencilla y perfecta para cocinas largas y estrechas, permitiendo un mayor desplazamiento por la cocina. Otra opción es la distribución en paralelo, con dos líneas de trabajo paralelas entre sí; para este diseño necesitas al menos 100 centímetros para que el movimiento no sea incómodo entre líneas.

Las cocinas con isla requieren de más espacio para poder desplazarse por cada una de las caras de la isla, son usadas en proyectos Open Concept, donde se unen con el salón.

Éstas son sólo algunas distribuciones, de igual manera las empresas especializadas que puedes encontrar a través de Internet, te ofrecerán la opción ideal de acuerdo al espacio que tengas disponible en tu cocina, asesorándote para encontrar una solución adaptada a tus gustos y a tu estancia.

Reformas integrales

Una reforma integral se diferencia de las parciales en que no solo se renueva un espacio, ya sea la cocina o el baño, sino que se encarga de cambiar todas las estancias de la vivienda. Son proyectos de mayor tamaño que te permiten mejorar tu hogar a nivel estético y funcional.

Para estas reformas, donde se necesita más de un profesional trabajando en un solo proyecto, las empresas de reformas disponen de expertos, no solo en carpintería, fontanería o pintura, sino también interioristas que pueden buscar las mejores soluciones en decoración y distribución.

A nivel económico también resultan una buena opción, dado que al trabajar bajo un mismo proyecto, no debes realizar presupuestos por cada profesional, los cuales al trabajar juntos y de forma organizada, permiten que el resultado final de la reforma se obtenga en un menor tiempo, ahorrando tiempo y usando todos los materiales al máximo, garantizando un trabajo resistente y de durabilidad.