¿Evitas mostrar tus dientes en público debido a su color o porque los tienes torcidos? Si es así, las carillas dentales son la solución ideal. Las carillas dentales son finas láminas hechas de porcelana o resina compuesta que se adhiere permanentemente a los dientes.

Se utilizan para corregir una serie de problemas dentales como dientes astillados, piezas perdidas o manchas, mejorando en última instancia tu sonrisa. Se parecen a los dientes naturales y existe la opción de cubrir toda la parte delantera del diente.

En la odontología cosmética, las carillas dentales son uno de los procedimientos más comunes que se realizan. Son muchos los beneficios que este tratamiento otorga, vamos a ver algunos de ellos:

Nada invasivo y rápido

Las carillas dentales se hacen a medida de cada paciente para conseguir el aspecto más atractivo posible. Son del color del diente para que se parezcan a los dientes naturales. Una vez aplicadas, ocultan los pequeños problemas de ortodoncia haciendo que tu sonrisa sea más agradable a la vista. Las carillas implican un procedimiento mínimamente invasivo, y normalmente con sólo dos visitas al médico.

Tratamiento para la pérdida de esmalte

Aunque el esmalte de tus dientes es fuerte, puede verse afectado por los alimentos ácidos, bruxismo u otras condiciones, lo que puede provocar su desgaste. Dado que el esmalte perdido no vuelve a crecer, es recomendable cuidarlo bien. Sin embargo, con las carillas dentales se puede sustituir. Las carillas ofrecen un tratamiento duradero para los dientes con abrasión o erosión del esmalte.

Blanquear los dientes definitivamente

Con el tiempo, los pigmentos que llevan los alimentos y muchas bebidas pueden hacer que tus dientes adquieran un tono marrón o amarillo poco atractivo. Los tratamientos de blanqueamiento dental, incluso los profesionales, tienen una duracion limitada, ya que vuelven a mancharse con el tiempo. Las carillas dentales ofrecen una solución para blanquear tu sonrisa de forma definitiva, ya que son resistentes a las manchas. Con ellas, no debes preocuparte más por la decoloración y las constantes visitas al dentista para blanquear tus dientes.

Las carillas son permanentes y duraderas

Las carillas están diseñadas para adaptarse a tu simetría facial. De este modo se consigue una restauración dental cuyos resultados parecen increíblemente naturales. Durante la primera visita, el especialista toma impresiones de los dientes que se utilizan para diseñar y moldear las carillas, igualando el color del esmalte dental. A continuación se colocan de forma precisa en la boca y son capaces de tener el mismo aspecto y funcionamiento que los dientes naturales. Las carillas de porcelana son más duraderas que los dientes naturales y son resistentes a las manchas, por lo que te servirán durante muchos años.

Sin mantenimiento

Las carillas dentales no requieren ningún mantenimiento especial ya que el cuidado que requieren es el mismo que el de tus dientes naturales. Un cepillado normal dos veces al día y el uso de hilo dental al menos una vez al día es todo lo que se necesita para mantener las carillas. Las posibilidades de que desarrollen caries son mucho menores con las carillas en comparación con el esmalte natural.

Aspecto natural

A diferencia de otras prótesis, las carillas dentales mejoran el aspecto de los dientes. El diente subyacente no se elimina con este procedimiento, lo que significa que los espacios entre los dientes se mantienen, lo que permite comer y hablar como se haría normalmente. El material utilizado para hacer las carillas imita la funcionalidad de los dientes naturales. No se puede diferenciar entre una carilla y los dientes naturales.

Aumentar la confianza en uno mismo

Las carillas te permiten mostrar una gran sonrisa de la que puedes estar orgullosa. Esto conseguirá aumentar tu confianza. El médico es capaz de adaptar las carillas a tus dientes sin que te preocupes de que parezcan diferentes a tus dientes naturales. Las carillas son capaces de adaptarse al color de tu esmalte natural dándole un aspecto prácticamente perfecto.

Las carillas dentales son una opción popular para aquellas personas que tienen huecos entre los dientes, dientes mal formados o astillados, y que buscan conseguir esa sonrisa perfecta. Si estás pensando en ponerte carillas dentales, consulta con un dentista experto. El dentista evaluará tus dientes y establecerá si las carillas son la mejor opción para ti.