La sudoración excesiva es un síntoma común en parte de la población, y tiene múltiples causas. El sudor se produce en las glándulas situadas en la capa de la dermis de la piel. El sudor se libera a través de los poros, cada cm2 de piel contiene aproximadamente 250 glándulas sudoríparas.

Nuestros cuerpos transpiran para liberar calor y refrescarse. Aunque no lo notes, estás sudando todo el tiempo, el sudor generalmente se evapora rápidamente, por lo que no se nota que está ahí. Pero hay algunas ocasiones en las que puedes notar una acumulación de sudor. Las afecciones mas comunes que hacen que sudes más de lo normal son:

  • Calor
  • Ejercicio
  • Estrés emocional o ansiedad
  • Comidas picantes
  • Bebidas alcohólicas
  • Bebidas con cafeína
  • Cambios hormonales. Sudar mucho durante la adolescencia y el exceso de sudoración durante la menopausia es muy común.

Sudoración excesiva: Qué es y como tratarla

Algunas personas notan que sudan más que otras, por ejemplo, si padeces sobrepeso, puedes notar que sudas más que tus amigos y familiares. Es decir, las personas con un IMC alto tienen más probabilidades de sudar más. Y los hombres generalmente sudan más que las mujeres, especialmente durante el ejercicio físico.

Alrededor del 3% de la población tiene una afección llamada hiperhidrosis o sudoración excesiva.

Según la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis, hay dos tipos diferentes de hiperhidrosis: hiperhidrosis generalizada secundaria e hiperhidrosis focal primaria:

  1. La hiperhidrosis secundaria generalizada es el exceso de sudor que ocurre como resultado de otra condición médica. Por ejemplo, las personas con gota, diabetes o ciertas afecciones cardíacas pueden experimentar hiperhidrosis. Las mujeres embarazadas o que están pasando por la menopausia también tienen mayor riesgo de hiperhidrosis.
  2. En cambio, la hiperhidrosis focal primaria, provoca sudoración excesiva en uno o más lugares específicos del cuerpo. A menudo esto incluye las axilas, los pies, las manos o la frente y se produce en ambos lados del cuerpo.

Exceso de sudor en axilas

Sudar por todo el cuerpo puede ser problemático, pero muchas personas notan más sudor en el área de las axilas. También puedes experimentar olor en esta zona que puede hacer que el sudor sea más vergonzoso y causar estrés o ansiedad social.

Sudoración excesiva: Qué es y como tratarla

Las glándulas sudoríparas que están activas en las axilas se llaman glándulas apocrinas. Estas glándulas emiten un líquido más espeso que el sudor que puedes notar en otras partes del cuerpo, como la frente, las manos o los pies. Cuando este sudor espeso interactúa con bacterias que hay en la piel debajo de los brazos, causa un desagradable olor.

Sudoración excesiva en manos y pies

Las manos y los pies sudorosos pueden afectar a tu rutina diaria de innumerables maneras frustrantes. Simplemente girar el pomo de una puerta puede resultar difícil si las palmas de las manos transpiran demasiado. Y los pies sudorosos hacen que no podamos utilizar cualquier tipo de calzado.

Soluciones para reducir el sudor

Una de las soluciones clásicas para este problema es el usar una camiseta de algodón debajo de la ropa, obviamente esto es difícil de llevar a cabo en verano ya que agravaría el problema.

Antitranspirantes

Existen muchos productos de venta libre que controlan el sudor y el olor. Actúan obstruyendo los poros para que el sudor no pueda ser liberado. Los expertos recomiendan que se aplique antitranspirante por la noche para que tenga tiempo de entrar en los poros y bloquear las glándulas sudoríparas por la mañana. Los desodorantes ayudan a enmascarar el olor causado por la mezcla de sudor y bacterias.

La opción con receta (debe prescribirtela un médico cualificado) es un antitranspirante que contenga cloruro de aluminio. Los productos recetados generalmente se pueden usar en diferentes partes del cuerpo, incluyendo las manos, los pies, las axilas y la cabeza.

Iontoforesis

Sudoración excesiva: Qué es y como tratarla

La iontoforesis es una técnica de estimulación eléctrica no invasiva que se usa para tratar, entre otras afecciones, la hiperhidrosis.

Esta técnica se realiza mediante un dispositivo que aplica una corriente eléctrica suave a la superficie de la piel. Según ensayos clínicos, la iontoforesis tiene una tasa de éxito de hasta el 85% para los pacientes con hiperhidrosis palmoplantar y hasta el 70% para los pacientes con hiperhidrosis axilar.

Botox

Ciertos profesionales utilizan inyecciones de botox para tratar pacientes con hiperhidrósis. El Botox bloquea temporalmente las señales que le dicen a las glándulas que empiecen a sudar. Los pacientes obtienen un alivio que dura de tres a seis meses. Este tratamiento no es permanente, ya que los pacientes necesitan repetir las inyecciones para mantener el efecto.

Cirugía

Existen diferentes procedimientos quirúrgicos que dañan o eliminan las glándulas sudoríparas para que dejen de funcionar. Estas soluciones permanentes para el sudor en las axilas pueden incluir liposucción, raspado o una combinación de ambas técnicas. La extirpación completa del tejido de la axila es otro tratamiento posible, pero no se recomienda debido a los graves efectos secundarios como las cicatrices o la limitación de los movimientos en el brazo.

Todos transpiramos. Y casi todos nosotros hemos experimentado momentos en los que sudamos demasiado. Pero si consideras que tu sudor es excesivo, mereces un alivio. Aunque sudar demasiado probablemente no sea una afección que ponga en peligro la vida, puede ser un síntoma de un problema más serio. Así que habla con tu médico si la transpiración en cualquier parte de tu cuerpo está afectando a tu rutina diaria.