Aunque también existen tratamientos quirúrgicos para eliminar la grasa localizada, como la abdominoplastia y la liposucción, este novedoso tratamiento llamado CoolSculpting ofrece una alternativa única ¡Y sin pasar por el quirofano! Pero evitar los nervios que preceden a una intervención o los cuidados del postoperatorio no son los únicos beneficios del CoolSculpting, vamos a verlos.

No invasivo

Uno de los mayores beneficios de CoolSculpting es que se trata de un procedimiento no invasivo, lo que significa que no tendrás que preocuparte por pasar por un postoperatorio. Funciona utilizando un método llamado criolipólisis, que congela las células grasas en la zona donde se desea perder volumen mientras deja el tejido de alrededor intacto. A continuación, el cuerpo elimina las células congeladas de forma natural, este proceso suele durar unas semanas, el resultado es una figura más delgada y con la forma deseada.

Aunque puedes experimentar algunos efectos secundarios como enrojecimiento, hinchazón, moratones o picor en la zona tratada, éstos son menores y desaparecerán a en pocos días.

Rápido y simple

La duración del procedimiento dependerá del tamaño de la zona tratada. Sin embargo, la mayoría de las sesiones de tratamiento generalmente duran unos 35 minutos, lo que hace que este procedimiento sea relativamente rápido y fácil de compaginar una cita incluso en un día de trabajo.

Si deseas ver resultados de forma más rápida, puedes complementar con un tratamiento de EMSculpt, llamada «la máquina de los 20.000 abdominales», la cual es 100% compatible con el CoolSculpting.

Versatil y natural

Las zonas que más demanda tienen son el estómago, las caderas y los muslos, por ser las zonas que suelen acumular más grasa, aunque casi cualquier parte del cuerpo puede mejorarse con esta técnica modeladora.

El objetivo de cualquier procedimiento estético es mejorar los rasgos naturales de la persona, evitando así que quede un resultado artificial. En cuanto a esto, el CoolSculpting es una de las mejores opciones, ya que por un lado no se modifican las formas básicas del cuerpo del paciente, y por otro lado, los resultados van revelándose de forma gradual a lo largo de varias semanas, del mismo modo que si se perdiera peso a través del ejercicio. Y olvídate de las cicatrices, al no utilizar ni si quiera agujas, no tendrás nada que esconder.

Motivación a tope

Aunque este tratamiento no es un sustituto de los hábitos de alimentación y vida saludable, seguramente te ayude a mejorarlos. De hecho, muchos hombres y mujeres descubren que ver la transformación obtenida con el CoolSculpting es la motivación que necesitaban para seguir con una dieta sana y sin excesos.

Este procedimiento logrará que la ropa te quede mejor y te sientas más segura. Para muchas personas, este aumento de la confianza en sí mismas fomenta una imagen corporal más positiva e incluso una mejor calidad de vida.

Efectos duraderos

Notarás una mejora gradual en tu aspecto en un periodo que va de 1 a 4 meses, en este punto, los resultados son prácticamente permanentes, siempre y cuando mantengas un estilo de vida saludable y una alimentación equilibrada.