Los juguetes eróticos han demostrado ser beneficiosos para el cuerpo de muchas otras formas además de su principal y clásico propósito.

Si eres de las que guarda su vibrador favorito en la mesilla de noche, o tienes alguno (o unos cuantos) perdidos por ahí, lo dice la ciencia, es hora de desempolvarlos. Si no tienes ninguno, no es momento de ser tímida, los vibradores son ahora más fáciles de encontrar y más asequibles que nunca, por ejemplo puedes comprar este vibrador Lush de Lovense, un diseño que se ha convertido en clásico desde hace algunos años. Sus beneficios y los de muchos otros te los contamos a continuación ¡Seguro que te sorprenden!

Ayudan en la detección temprana de enfermedades

Debido a que la auto-estimulación requiere que explores tu cuerpo y te sientas cómoda con él, de forma colateral puede ayudarte a detectar los indicios de enfermedades de forma temprana. Numerosos estudios han demostrado que la mejor forma para la detección temprana de algunas ITS vaginales e incluso tumores es el auto-examen. El uso de un vibrador promueve el contacto con los genitales, lo que le permite sentirse cómoda con la anatomía interna, lo que ayuda en gran medida a detectar cualquier variación que se aleje de la fisonomía habitual.

Descubre los beneficios extra de los juguetes íntimos

Mejoran la satisfacción sexual

El deseo sexual de una mujer depende -en gran medida- de la cantidad de sexo que esté teniendo en la actualidad. Sabiendo esto o no, desde hace ¡50 años! las parejas han recurrido al vibrador Hitachi Magic Wand, masajeador intimo que fue diseñado en los años ’60 y que aun da muy buenos resultados, su construcción, aunque de aspecto muy aparatoso, es robusto y prácticamente irrompible.

En épocas de poca actividad sexual, manténte en forma utilizando tus vibradores favoritos. No sólo te mantienen caliente y en forma, sino que las usuarias habituales de vibradores obtienen una puntuación más alta en muchas encuestas sobre la satisfacción sexual, es decir, que las mujeres que utilizan vibradores más a menudo, reportan mejor vida sexual y mejores orgasmos. Algunas mujeres incluso han reportado que el uso regular de vibradores les ha ayudado con la lubricación natural, un problema con el que muchas mujeres menopáusicas y posmenopáusicas luchan.

Reducen la presión arterial y el ritmo cardíaco

Descubre los beneficios extra de los juguetes íntimos

El uso regular de vibradores te otorga otro beneficio además de convencer a tu cuerpo de querer tener relaciones sexuales con más frecuencia. Aumentar tu deseo sexual tiene algunos beneficios que seguro sabrás apreciar. La actividad cardiorrespiratoria regular se asocia con un mejor estado físico general. Menor frecuencia cardíaca (en reposo), mejor función pulmonar y una presión arterial más baja son algunos de los aspectos que mejora el uso de vibradores de forma regular. Varios estudios también han demostrado que el ejercicio isométrico es excelente para mantener la fuerza muscular y el estado físico inicial. Así que manos a la obra, no es como ir al gimnasio, pero por lo menos sabrás que esos ratos íntimos te proporcionan una mejor salud física.

Reduce el estrés

En la Edad Media, algunas mujeres tenían que ir a ver a su médico de cabecera para recibir «manipulación genital», para librar su útero de los «excesos de humor». Esta práctica implicaba básicamente a su médico haciendo el trabajo pesado, ya que la masturbación se consideraba profundamente un tabú.

Sobra decir que no se conoce a la Edad Media como un ejemplo convivencia y respeto, y que éste y otros tratamientos eran poco más que una patraña, pero lo que si es cierto es que el uso regular de vibradores, así como un deseo sexual sano, son dos grandes maneras de mantener los niveles de estrés en un mínimo manejable.

Cuando las mujeres tenemos un orgasmo, nuestros cuerpos liberan oxitocina, una hormona que es ampliamente considerada la «hormona de la felicidad» ya que produce sensaciones placenteras. En muchos mamíferos, la liberación de oxitocina se ha correlacionado con el vínculo de pareja, y claro, todos queremos más de lo que nos gusta. El sexo frecuente es una gran manera de mantener relaciones duraderas, fuertes y saludables.