Hace sólo unos años, si deseabas cambiar la forma o el tamaño de tu nariz solo tenías una opción, aunque no exenta de evolución, la rinoplastia. Pero con el aumento del uso de los rellenos inyectables, se divisó otra aplicación que solucionaría los problemas estéticos de mucha gente: la rinomodelación, esta técnica es capaz de transformar no solo tu nariz, sino todo tu perfil en menos de 1 hora. Trabajando con diferentes compuestos, temporales o permanentes, el cirujano puede corregir curvas, protuberancias y bultos, haciendo que la nariz parezca más pequeña (aunque técnicamente se esté agrandando).

Un cambio tan grande sin necesidad de cirugía es sorprendente, los más escépticos lo tachan de una suerte de trampa publicitaria para engordar las cifras de Instagram ;). Pero lo cierto es que este tipo de intervenciones son más populares cada día, vamos a ver porqué.

Temporal o permanente, la decisión es tuya

La mayoría de los rellenos cosméticos populares son temporales. Las inyecciones duran entre tres meses y dos años, dependiendo del tipo que elijas, antes de disolverse lentamente. La gente a menudo se burla de la fugacidad del procedimiento, pero no tienen en cuenta que es una excelente -aunque no exenta de un sobrecoste- alternativa antes de pasar a un relleno permanente.

¿Eres apta para la rinomodelación?

El candidato ideal para una remodelación no quirúrgica de la nariz o rinomodelación es aquel que tiene un bulto pronunciado en el puente de la nariz. Al rellenar el área de alrededor de la protuberancia, se puede crear la ilusión de una nariz perfectamente recta.

Otro grupo de personas que pueden disfrutar de este procedimiento son los que poseen una punta caída, el relleno ayudará a levantarla; quienes tienen la nariz ligeramente torcida verán como el relleno corregirá cualquier ángulo agudo antiestético. La asignatura pendiente de este tipo de intervención sin cirugía son las personas que tengan una nariz muy grande o gruesa, dada la imposibilidad de hacerla más pequeña o fina, en última instancia, estas personas deberían asesorarse acerca de una rinoplastia convencional.

Recuperación fácil y rápida

De forma diferente que ocurre con las inyecciones en otras partes del cuerpo, como son los labios, la frente o las mejillas, las inyecciones que se utilizan para este procedimiento en la nariz apenas provocan dolor, y por si fuera poco, los médicos suelen utilizar una crema tópica para adormecer la zona, aunque el hielo también ayuda.

La convalecencia después de esta intervención es casi nula, si bien podrías experimentar algunos moratones durante 1 semana, podrás incorporarte al trabajo al día siguiente.

Resultados

La evaluación clínica de los resultados mostró la eficacia del tratamiento en la corrección del dorso y la punta de la nariz, así como una mejora en la apariencia general. Además, la evidencia también muestra una mejoría en las correcciones de la proyección del rostro, que generalmente presenta una fuerte relación con la anatomía de la región nasal del paciente.

En cuanto a los útiles, las inyecciones de relleno para rinomodelación son seguras, siempre y cuando se realice previamente un análisis riguroso de la anatomía de la zona nasal del paciente.