El aumento de senos implica la colocación de un implante debajo del tejido mamario de la paciente para mejorar el tamaño y la forma del pecho. Los implantes generalmente se insertan mediante una incisión que se coloca debajo del seno, en el pliegue, pero también se pueden colocar a través de una incisión en la axila o alrededor del pezón. Los implantes pueden ser colocados ya sea directamente detrás del seno, o detrás del seno y el músculo pectoral. Obtén más información en Aumento de pecho Técnicas. SILFID, tu cirujano te aconsejará cuál es el más apropiado para tu caso en particular. Si quieres saber más sobre cada técnica, sigue leyendo!

Implante mamario detrás del pecho

La colocación de implantes detrás del seno se considera el más simple de los procedimientos de aumento de pecho con prótesis disponibles, y es menos probable que cause molestias significativas. Además, es la opción empleada en pacientes con senos ligeramente caídos.

Descubre las diferentes técnicas para el aumento de pecho

Implante mamario del músculo

Alojar los implantes detrás del músculo pectoral es una de las opciones que mejor se ajustan a pacientes delgadas y para aquellas con muy poco tejido mamario, donde algunas formas del implante puede notarse a través de la piel. El músculo proporciona una cobertura adicional y ayuda a ocultar la mitad superior del implante.

Alternativas y combinación de técnicas

Para mujeres delgadas con senos ligeramente caídos, los cirujanos pueden combinar varias técnicas, colocando los implantes en parte detrás del seno y en parte detrás del músculo.

Tipos de prótesis mamarias

La capa externa, también llamada cubierta, de todos los implantes está hecha de silicona. Algunos implantes tienen una capa adicional de poliuretano. El relleno de estas prótesis es de gel de silicona, aunque últimamente la opción más demandada son los rellenos de solución salina debido a su supuesta seguridad en caso de rotura.

En cuanto a la seguridad de los implantes, cuestión que preocupa a muchas lectoras, debes saber que vienen usándose desde la década de los ’60 por miles, mucho más que técnicas nuevas como el lipofilling (aumento de pecho con grasa corporal del mismo paciente), y son anecdóticos los casos que impliquen su rotura o deterioro. Siempre y cuando sigan unos estándares de calidad de fabricación. Llegado el momento, puedes consultar con tu especialista la procedencia y garantías de los implantes que utiliza.

Tamaño del implante

Los implantes se presentan por volumen (en mililitros) o por peso (en gramos). No es posible elegir una talla sujetador y copa. Es en la consulta preoperatoria cuando tu cirujano evaluará la pared torácica, el volumen de tejido mamario existente y la cantidad de piel disponible para acomodar el implante. El cirujano podrá darte una idea del tamaño final de tu pecho una vez practicada la intervención.

Tu opinión también es (muy) importante, ya que en la mayoría de las pacientes se puede utilizar una gama de tamaños de implantes, deberás acordar con el especialista el volumen final del pecho. En general, cuanto más grandes sean los implantes que se utilicen y más delgada seas, menos natural será el resultado. El implante será menos obvio si no es demasiado grande y tu propio tejido mamario cubre el implante.

Descubre las diferentes técnicas para el aumento de pecho

Forma del implante

Los implantes pueden ser redondos o en forma de lágrima (también conocidos como anatómicos). Los implantes planos proporcionan un mayor volumen en la parte superior del seno, y por su diseño tienen el mismo ancho que alto. Con los implantes en forma de lágrima en cambio, anchura y altura se pueden elegir independientemente, lo que puede aportar mayor naturalidad según el caso de aumento de pecho técnicas. SILFID, o cualquier otra clínica de aumento de pecho en Alicante, valorará muchos otros factores, como el grado de proyección, para conseguir la mejor opción de forma que se ajuste a tu silueta y tus perspectivas.