Tu secador de pelo, plancha y rizador son imprescindibles, hacen que tu cabello luzca genial, pero si usas mal estas herramientas o son de mala calidad, tu pelo puede acabar una larga temporada en una «clínica de rehabilitación capilar», si existieran claro.

¿Cómo arreglarlo?

Productos de calidad

Las herramientas de peinado no tienen por qué costar una fortuna. Pero sí necesitan tener características básicas, el principal problema en cuanto a esto es que se ha avanzado mucho en tecnologia aplicada al cuidado capilar, pero muchas personas conservan aun su viejo secador o su vieja plancha, por lo que no disfrutan de los beneficios que traen los nuevos modelos.

Te recomendamos que te hagas con planchas de pelo que ofrezcan diferentes ajustes de calor. Los más antiguos y los baratos no tienen ajuste, proporcionando al usuario siempre la misma temperatura. Por ejemplo, algunas planchas de pelo se pueden oscilar entre una variedad de ajustes de calor, desde 80ºC hasta más de 200ºC. El ajuste de 200 grados es definitivamente demasiado alto para el uso personal de alguien que no es peluquera o estilista.

Evita estropear tu pelo al usar planchas y rizadores

En cuanto a secadores de pelo, elige secadores con una boquilla concentradora y un difusor como accesorio, para ayudar a distribuir el calor de forma más uniforme.

Conoce tu cabello y sus limites

A la hora de utilizar tu rizador de pelo, cuando selecciones el ajuste de calor, ten en cuenta el grosor de tu cabello. Cuanto más fino es el pelo, más baja debe ser la temperatura. Por ejemplo, una persona con pelo fino debe usar el ajuste más bajo posible.

Eso no significa que si tienes una melena de cabello fuerte y grueso debes optar por la configuración más alta, es mejor trabajar con la textura natural de tu cabello que contra ella.

Protege tu cabello del calor

Hay productos para el cabello hechos para protegerlo del calor de los secadores, rizadores o planchas. Muchos de ellos utilizan siliconas como una capa protectora para su cabello.

Evita estropear tu pelo al usar planchas y rizadores

Al aplicar calor al pelo, no deberías usarla por más de tres o cuatro segundos por mechón.

Si tu cabello de repente comienza a romperse, está más áspero, opaco, tiene puntas abiertas o se pega al pasar la plancha, es probable que esté dañado. Ante esto, valora las siguientes opciones para repararlo:

  • Pruebe tratamientos capilares para aplicar en casa. Estos productos, con aceites y humectantes están diseñados para reparar el cabello dañado por el calor.
  • Si su cabello también está dañado químicamente (por la coloración, por ejemplo), te aconsejamos el uso de productos reparadores del cabello con proteínas.
  • Obtén ayuda profesional. Si los tratamientos para aplicar en casa no funcionan, considera los tratamientos de reparación más intensivos que pueden hacerte en un salón de belleza, pueden fortalecer tu cabello para que esté protegido y tenga una apariencia y tacto suave. Los acondicionadores de reparación profunda no restauran la estructura original del cabello, pero imitarán la estructura original con proteínas y ayudarán a rellenar las zonas dañadas.
  • Deja que crezcan. Si tus puntas están dañadas, puedes esperar dos o tres meses para que tu cabello vuelva a crecer.