El mundo de la moda ha estado siempre envuelta en polémicas por los parecidos muy razonables entre diferentes modelos. Lejos de ser burdas imitaciones, los clones de moda nos proponen una variante de una prenda famosa (normalmente de una gran firma), o incluso prendas inspiradas en los diseños que llevan los famosos y -cada día más- los influencers.

Lo cierto es que sin estos clones, como los que puedes encontrar en No Sin Mi Clon, seria casi imposible para muchas de nosotras poder lucir estos estilismos, sus precios exagerados los han puesto al alcance de unos pocos privilegiados.

En estos pantalones vemos un claro ejemplo, si bien se parecen mucho, es evidente que no son iguales, podemos ver que si bien el corte y los parches en las partes bajas son muy similares, otros detalles como el acabado, incluso la textura del tejido, son diferentes. Los clones low cost buscan inspiración en las pasarelas para crear una linea que siga la tendencia, un hecho que puede molestar a los diseñadores que promocionaron su estilo. Por otro lado, gracias a estos clones de moda, las ideas de las firmas lujosas pueden llegar a mucho más público, cosa imposible de otra forma debido a sus altos precios.

Aquí vemos un clon de Stradivarius, este top que popularizo la marca Isabel Marant podemos encontrarlo a un precio mucho más accesible si optamos por un clon.

Este otro clon utiliza el estilo del estampado MaxMara en un corte clásico de pantalón, añadiendo un toque moderno y a la última.

Este clon de un pantalón con volantes es un buen ejemplo del concepto de clon low cost, ya que salta a la vista que el diseño asequible de H&M no es una copia, sino una inspiración acorde a las tendencias que imponen las grandes marcas en las pasarelas de renombre.

Este sueter clonado es un poco más agresivo en cuanto al diseño, ya que la popular marca ha utilizado los mismos colores, variando solamente los motivos de los dibujos. A mi me gusta más el de H&M pero por otro lado ¿Acaso no se han visto diseños muy similares hace 25 años?

¿Son legales?

Grandes y populares marcas como Zara o Mango venden a diario clones de moda de colecciones de otras firmas, que suelen pertenecer al sector del lujo. Estas prendas «low cost» son a menudo la única posibilidad de lucir estos modelos para la gran mayoría de consumidores,

pero… ¿Es esta práctica legal?

Los clones de moda son legales, ya que los mismos modelos originales de los grandes diseñadores son mayormente adaptaciones o «inspiraciones» de otros diseños más antiguos. Esto sumado a la ingente cantidad de diseños presentados durante siglos, hace imposible determinar la originalidad de una prenda de forma indiscutible.

Obviamente esta premisa no se cumple si el clon utiliza el nombre de la marca o algún motivo de forma idéntica. Para que una denuncia por plagio se sostenga, el creador del diseño original debería demostrar que ha aportado algo totalmente nuevo a la industria, cosa que rara vez ocurre.