Existen diferentes tipos de cabello que cuentan con características únicas, algunas de ellas son buenas como tener pelo lacio, brillante y sin frizz, y por otro lado, existen algunos casos donde se requiere de una hidratación más profunda y tratamientos específicos, por ejemplo, esto en relación al cabello seco y esponjado.

Además, más allá de hablar de los tipos de cabello, también es importante considerar que se requiere de un ritual específico para cuidar de tu pelo de acuerdo con sus características.  Te dejamos algunas recomendaciones que puedes llevar a cabo para mejorar el cuidado de tu melena y regresarle la fuerza que necesita.

Aplica mascarillas 

Te aseguramos que si preparas una mascarilla natural y la aplicas mínimo 1 vez por semana comenzarás a notar el cambio. Lo ideal en este punto es que puedas elegir aquel ingrediente que ataque las características latentes, el cabello puede ser seco de manera natural, pero a través de combinaciones naturales que van desde los aceites hasta frutas para formar mezclas que se distribuyen a lo largo de tu pelo puedes darle vitalidad y fuerza.

Entre algunas de las combinaciones que puedes considerar son:

  • Aceite de argán y linaza
  • Miel de abeja y huevo
  • Aceite de oliva y aguacate
  • Miel y sábila

¿Qué debo hacer si tengo cabello seco y esponjado?
Dile adiós a planchas o secadoras de uso frecuente

Si tienes el cabello seco, una de las malas cosas que puedes hacer es decidir plancharte o secarte con la secadora tu melena, ya que lo único que ocasiona en este tipo de pelo es que los instrumentos de calor debilitan la fibra capilar, se vuelve más porosa y por lo tanto hay una mayor probabilidad de quiebre y un aspecto maltratado.

Recurre a las vitaminas 

Es muy importante cuidar la alimentación también, ya que a través de lo que comemos es que se obtienen muchos nutrientes provocando que el cabello esté más hidratado, fuerte y brillante, y entre algunos alimentos relacionados con estas propiedades se encuentran la zanahoria, el aceite de oliva, los pistaches, el aceite de oliva, entre otros.

Protege tu pelo del sol 

Así como existen bloqueadores para el rostro y el cuerpo, también existen protectores para evitar que la exposición solar ocasione que el pelo se esponje. También puedes ayudarte de gorras, sombreros o pañuelos para cubrirlo.