Sabemos lo difícil que puede ser cuando un ser querido necesita pasar la noche en un hospital o tiene que pasar por un ingreso médico o quirúrgico solo. El elevado ritmo de vida y las circunstancias personales de los miembros de la familia (viajes, distancia, trabajo, atender a niños pequeños, y un largo etcétera) en ocasiones hace imposible poder acompañar al familiar enfermo, sobre todo en horas intempestivas.

Es por esto que existen servicios de acompañamiento hospitalario, y están a nuestro alcance. La flexibilidad de este tipo de empresas garantizan la seguridad y tranquilidad de tus seres queridos cuando más lo necesitan. El objetivo del personal (cuidadores) es ayudar a reducir la ansiedad, la soledad, el aburrimiento y la angustia que pueden provocar una estadía en el hospital o incluso durante sólo 1 noche (procedimiento ambulatorio).

Los beneficios de contratar un acompañante hospitalario no se limita a permanecer con tu ser querido durante la hospitalización, sino que la ayuda puede extenderse a su regreso a casa si lo requerimos.

Acompañamiento hospitalario, beneficio para toda la familia

Además de la tranquilidad para la familia, el seguimiento de la actividad del paciente, la asistencia en las comidas y en la comodidad del paciente, podemos encontrar otros aspectos que quizás no son tan evidentes.

Capacitación especializada

Los acompañantes hospitalarios están ahora mejor capacitados que nunca, las empresas de este tipo suelen ser muy estrictas ya que es un servicio muy personal y requiere de una gran cantidad de humanidad y experiencia.

Los aspectos comunes de esta capacitación pasan por el aprendizaje de métodos para permanecer comprometido con el adulto mayor, controlar el comportamiento impredecible, las complicaciones médicas inesperadas, los síntomas relacionados con la salud, comunicarse de manera efectiva, proporcionar apoyo emocional y seguridad, asegurar la socialización y la conexión con la familia.

Comodidad en el día a día

Así como el entorno familiar es seguro y relajante, lo mismo puede decirse de las rutinas diarias. Mantener una rutina similar a la que sigue el paciente en casa mantiene su dignidad y puede ayudar a reducir la ansiedad. Un aspecto fundamental de la atención a enfermos es que los servicios se prestan de acuerdo con un plan de atención personalizada.

Acompañamiento hospitalario, beneficio para toda la familia

Atención significativa

Un acompañante experimentado puede proporcionar un compromiso confiable, consistente y significativo, desarrollando amistades duraderas, como un compañero. La experiencia para manejar afecciones específicas como el Alzheimer, el cáncer, accidentes cerebrovasculares o Parkinson deben ser valoradas antes de la contratación, ya que el profesional debe saber qué aspectos tiene el tratamiento y si puede mitigar cualquier complicación en su desarrollo, lo que ayuda a proporcionar una mayor comodidad.

La atención hospitalaria debe ser personalizada, para proporcionar precisamente la asistencia adecuada para cada familia y cada paciente. La flexibilidad para proporcionar un respiro o el cuidado las 24 horas del día de una persona mayor o enferma tiene ventajas significativas. A medida que las necesidades cambian, la importancia de la confianza aumenta, los acompañantes profesionales ofrecen la adaptabilidad necesaria para cuidar a tu ser querido como si estuviese en casa.