El papel pintado es una excelente opción para cubrir y decorar las paredes del interior de tu hogar o bien la de tu negocio. Es una parte importante de la decoración interior y esta presente en muchos hogares, ya sea en toda la vivienda o sólo en algunas paredes, combinados con pintura.

Los papeles pintados se venden en rollos, están disponibles en una variedad de diseños, colores y acabados y se pueden instalar utilizando una pasta especial para papel pintado, ya sea por cuenta propia o por un profesional.

Según su aspecto, podemos clasificar el papel pintado para tu casa en 2 grandes categorías,

  • Lisos: Este papel no no tiene dibujos en él, lo que no excluye que el color sólido incluya texturas de relieve tipicas de este tipo de acabado.
  • Con patrones: Estos papeles pintados tienen un patrón o dibujo sobre ellos, ya sea un diseño único no repetitivo o uno con patrones repetidos continuos.

Debido a que los papeles pintados son producidos por diferentes fabricantes, siempre es importante seguir sus instrucciones específicas durante la colocación. Es muy importante preparar las paredes antes de colocar los papeles pintados sin burbujas ni pliegues que puedan estropear el aspecto general.

Conoce las opciones en papel pintado y renueva tu decoración como nunca

Debido a los avances en su producción, podemos encontrar papel pintado de distintos tipos, vamos a verlos:

Papel pintado vinilico

Están entre los más utilizados del mercado, los papeles pintados de vinilo se pueden colocar en cualquier habitación. Están formados por un diseño impreso en papel o fibra y sellados con una capa superior de vinilo/plástico. Los papeles pintados de vinilo tienen un aspecto bastante brillante, son lavables, fáciles de colocar, desmontables, resistentes a la luz, más baratos y muy duraderos. Gracias a esta capa impermeable, pueden utilizarse en todas las habitaciones, incluyendo cocinas y baños, que son más propensos a la humedad. Se venden en una gama muy versátil de colores y patrones, que incluyen imitaciones de madera, piedra y metal.

El complemento ideal

Para dar tu toque personal en tu nueva decoración, puede ser una buena idea la colocación de adhesivos personalizados para decorar, por muy poco más puedes obtener tu propio diseño en vinilo. Las opciones son muchas, desde el nombre de tu hijo para su habitación, hasta un moderno reloj gigante pegado a la pared.

Papel pintado tradicional (celulosa)

El tipo más popular y usado con frecuencia, el papel pintado tradicional es de una o dos capas, tiene una base de celulosa y es muy respetuoso con el medio ambiente. Al ser de papel natural, dejan respirar a las paredes, son asequibles y fáciles de conseguir, y se pueden utilizar en zonas poco ventiladas como dormitorios y el comedor.

Estos papeles pintados no resisten bien la humedad y pierden color debido a la exposición al sol o al uso prolongado. Tampoco son lavables y es posible que deban cambiarse con frecuencia.

Papel pintado con relieve

A diferencia de los patrones impresos en el papel, este relieve sobresale de la superficie del papel, dando ese aspecto 3D tan característico. Añaden profundidad y contraste a las paredes lisas, otorgando un aspecto totalmente diferente. Las texturas pueden variar desde patrones delicados y detallados hasta patrones geométricos constantes. Los motivos rústicos y la piedra son a menudo las texturas preferidas ya que complementan los muebles y otros aspectos de la decoración a la perfección. El papel pintado en relieve disimula las imperfecciones y los desniveles de las paredes. Pueden utilizarse sobre paredes ligeramente dañadas, con grietas leves y otras irregularidades menores. Son fáciles de colocar, desmontar y lavar.

Dada su naturaleza, estos papeles pintados pueden ser menos flexibles que otras opciones.

Ahora que conoces cuales son tus opciones, podrás elegir la que mejor se adapte a las necesidades de tu nuevo proyecto de decoración.